Saltar al contenido

¿Cómo aprender a leer?

Para las personas, el poder leer es una habilidad indispensable en el mundo en el que vivimos. A través de la lectura se transmiten ideas, informaciones, historias y enseñanzas. Esta es una herramienta que todos deben aprender, ya sea de niños o de adultos, y si ya sabemos como hacerlo, siempre podemos buscar consejos de cómo mejorarlo.

📌¿Cómo enseñar a un niño?

Tanto si es un maestro enseñando a sus alumnos o un padre que quiere enseñar a sus hijos, hay ciertas formas para mejorar el proceso de enseñanza de la lectura y que este sea más efectivo. Debes tener en cuenta que un niño ya debería poseer cierto conocimiento del lenguaje antes de comenzar a leer para que el proceso no sea más difícil de lo que debería, por lo que, en general, podríamos empezar la enseñanza entre los 3 y los 4 años de edad.

➡Fomentar el interés por la lectura

Ante de empezar a enseñar, primero debemos hacer que el infante quiera aprender, pues si no es su deseo, será muy difícil que aprenda. Esto podemos lograrlo expresando emoción al leer alguna cosa en voz alta frente al niño o niña.

También podemos buscar lecturas específicas que llamen la atención del infante, y, leerle estas historias o cuentos, mostrarle el libro y seguir las palabras con el dedo mientras leemos, para que note que la historia que contamos se encuentra en las palabras.

➡El alfabeto

Una vez que se empieza, primero debemos enseñarle al pequeño cuales son las vocales y las consonantes, las letras en general, tanto sus formas como sus sonidos, para que puedan reconocerlas fácilmente al observarlas y al escucharlas dentro de las palabras.

Esto podemos hacerlo mostrando al niño cual es cada letra y haciéndolo pronunciarla en voz alta. También podemos hacer que dibuje la letra, haciendo que la memorice y enseñándole también a escribir en el proceso.

📚Fichas para lectura

Unas vez que el niño tenga un conocimiento del abecedario podemos iniciar a enseñarle palabras cortas no muy complejas. Para esto podemos hacer uso de una herramienta llamada “fichas de lectura”, las cuales consisten de varias tarjetas que contienen una imagen junto a la palabra que corresponde a su nombre.

El proceso de utilizar estas fichas es enseñándole al niño la tarjeta y haciéndolo pronunciar en voz alta que es lo que aparece en ella, para que así lo asocie con la palabra que aparece en ella. A medida que vaya progresando el pequeño, se le podrán enseñar tarjetas cada vez más complejas.

➡Empezar con palabras pequeñas

Además de utilizar las fichas, podemos hacer que los niños comiencen a leer palabras cortas, que ya reconozcan y puedan asociar con algo en sus vidas, como “mamá”, “casa”, “puerta” o “mesa”.

Para que comiencen el proceso podemos hacerlos que pronuncien cada letra en la palabra, luego que pronuncien como suenan las palabras juntas en cada sílaba y, por último pronunciar la palabra completa. Esta tarea debe ser repetida varias veces para que pueda comenzar a reconocer los sonidos de las sílabas por separado.

A medida de que progrese pueden ser introducidas palabras nuevas y más complejas, aumentando el número de sílabas o haciéndolo leer alguna palabra desconocida.

➡Juego para aprender a leer

Otra herramienta muy útil son los juegos de lecturas. Nos referimos a actividades interactivas que involucren el leer de cierta forma que el niño no lo vea como una tarea sino como un entretenimiento.

Algunos ejemplos son las sopas de lastras, en los que deben identificar palabras entre una gran cantidad de letras, los crucigramas, en los que se deben responder a una pregunta en una tabla entrelazando palabras, las completaciones, en los que se muestran palabras incompletas que se deben rellenar, y el bingo de palabras, en el que se extraen palabras o letras al azar y los niños deben identificarlas en las tarjetas que posean.

➡Introducir los libros

Una vez que ya puedan leer algunas o varias palabras, podemos presentarle libros para que comiencen a practicar con oraciones. Esto podemos aplicarlo al momento de leerles alguna historia, involucrándolos en la lectura, haciendo que ellos nos ayuden a contarla o preguntando por ciertas palabras.

Para que tomen práctica y se interesen en ello podemos presentarles libros coloridos, revistas o historietas cómicas. Mientras les parezca interesante debemos fomentar que quieran leer.

📌¿Como mejorar nuestro nivel de lectura?

Aunque ya sepamos leer, siempre podemos buscar la de aumentar la calidad con la que lo hacemos. Esto puede ayudarnos a leer más rápido o a mejorar nuestra compresión de los textos. En cualquier caso, es bueno buscar la mejora y hay ciertos consejos que podemos ofrecer para ello.

➡Reconocer los signos de puntuación

Un tema importante son los signos de puntuación, como las comas, los punto y coma, los puntos y seguido o los puntos y aparte, ya que si aprendemos correctamente para qué se utiliza cada uno de estos signos y como pronunciarlos durante la lectura, podemos captar mejor el significado de alguna lectura o hacernos entender mejor al leer algún texto en voz alta.

Esto podemos lograrlo buscando las definiciones de cada signo de puntuación y practicando en oraciones cortas como suenan en voz alta.

➡Leer en voz alta

Esto ya lo hemos mencionado en varias ocasiones, pero el leer textos en voz alta, aunque sea para nosotros mismos, es de gran ayuda para mejorar en la lectura. La razón de esto es que nos permite notar si estamos cometiendo algún error de pronunciación o nos estamos saltando algún signo de puntuación.

➡Saltar grupos de palabras

Esto es un consejo para poder leer más rápido, y consiste en “agrupar” o “saltar”, pequeñas partes del texto, de entre 3 y 4 palabras, solo pasándolas con las vista sin leerlas completamente y llenando los espacios mentalmente. Esta es una técnica complicada de lograr, pues requiere bastante práctica, pero una vez que se domina ayuda a aumentar mucho la velocidad y la comprensión al leer un texto.

La idea de esta técnica, básicamente, es deducir alguna palabra y la que le sigue simplemente viendo sus primeras letras y guiándonos por el contexto de la frase.

Estos fueron algunos consejos para poder ayudar a los más pequeños a comenzar a leer y para mejorar a los más grandes que ya saben hacerlo. Esperamos que los haya disfrutado y le sirvan de ayuda en el proceso de enseñanza y aprendizaje.