Saltar al contenido

¿Cómo hacer slime?

Muchas veces podemos sentirnos estresados por ciertas cosas que nos rodean y necesitamos una forma de calmar ese estrés, también podemos estar en busca de una forma de distraernos o de mantener ocupadas nuestras manos, o simplemente podemos estar en busca de una forma de brindar una distracción diferente a nuestros hijos. Para todas estas situaciones una solución bastante buena es el “Slime”.

¿Qué es el Slime?

El Slime, también llamado moco de gorila, es una especie de masilla semielástica que se puede moldear. Esta podemos adquirirla en algunas tiendas o podemos hacerla nosotros mismos en nuestros hogares y, si ese es el caso, podemos personalizarla a nuestro gusta.

El slime es una sustancia que, al jugar con ella, ocasiona una reacción llamada “ASMR”, que por sus siglas en inglés significa respuesta sensorial meridiana autónoma, que se caracteriza por un hormigueo, principalmente en las zonas del cuello y el cuero cabelludo, que resulta muy placentero. Esto hace que el contacto con el slime sea una experiencia muy relajante.

Sin embargo, no todo es color de rosa, pues según varios estudios realizados por las escuelas de Málaga, la Comunidad Foral de Navarra y la OCU, unos meses luego de la virilización del slime, demostraron que algunas de estas recetas pueden ser tóxicas, presentando un peligro para nuestra salud, por lo que debe tenerse extremo cuidado con esta sustancia.

¿Cómo hacer slime casero?

La receta clásica del slime no requiere demasiados ingredientes y su preparación puede resumirse en pocos pasos.

Ingredientes a utilizar

Para la preparación primero debemos juntar los ingredientes, los cuales serán 1 cucharadita de Bórax, una taza y media de agua caliente, media taza de adhesivo vinílico, o cola blanca, y un colorante comestible del color preferido. Además, necesitaremos unos pocos utensilios para la preparación, dos recipientes pequeños y un batidor o en su defecto una cuchara.

Pasos de la preparación

Lo primero que se debe de hacer es tomar una de las tazas de agua caliente, introducirlas en uno de los recipientes y agregar la cucharadita de Bórax, luego se debe revolver bien para que este se disuelva.

A continuación, en el otro recipiente se introducirán la media taza de cola blanca y el resto del agua caliente. La mezcla debe revolverse con el batidor o cuchara hasta que esta se vuelva uniforme. Luego se le puede agregar el colorante del color que hayamos elegido y continuar revolviendo.

Por último, debemos agregar la solución con el Bórax a la mezcla de agua y cola. Este debe hacerse despacio, vertiéndola poco a poco, mientras se revuelve. Una vez se haya vertido completamente debe de elegirse la consistencia que se quiere que tenga el slime, pues si se extrae inmediatamente este estará más firme y duro, mientras que si se revuelve por más tiempo la masilla estará más suave y flexible.

Luego de eso se puede extraer del recipiente y colocar sobre una superficie limpia y seca para amasar la masilla un poco mientras se seca un poco y listo, ya has completado la receta del slime casero para entretenerte y des-estresarte.

Notas finales de la receta

Si queremos que el slime se conserve por más tiempo, podemos colocarlo dentro de una bolsa plástica con sello hermético e introducirla en el refrigerador.

Algo que debe tomarse en cuenta, es que esta es una receta un poco peligrosa, pues el Bórax es una sustancia altamente tóxica. Es por esto que al preparar esta receta debemos utilizar equipo de protección, como guantes, tapabocas y lentes, para que el Bórax no entre en contacto con nuestro cuerpo. Además, debemos evitar ingerir la masilla o introducirla en la boca, pues podría causar severos problemas gastrointestinales.

¿Cómo hacer slime sin Bórax?

Debido a que el Bórax es una sustancia tóxica, es razonable el querer evitarlo, por lo que te traemos una receta que no contiene la sustancia, la cual está hecha a base de detergente líquido.

Ingredientes a utilizar

La cantidad de ingredientes es pequeña y probablemente ya los tenemos en casa. Estos se componen de 3 cucharadas de agua, 6 cucharadas de detergente líquido, preferiblemente un lavavajillas, 6 cucharadas de cola de carpintería y un colorante alimenticio del color de nuestra elección. Además de que necesitaremos, al igual que la receta anterior, dos recipientes pequeños no muy pequeños y un batidor o cuchara para revolver.

Pasos de la preparación

Para empezar la preparación, en el primer recipiente debemos introducir las cucharadas de la cola de carpintería, a las cuales le agregaremos 3 gotas del colorante alimenticio de nuestra elección. Debemos revolver hasta que la mezcla quede bien uniforme. Si deseamos que el color de la mezcla sea más intenso podemos agregar a un par de gotas más y luego volver a revolver.

En el otro recipiente, agregaremos las cucharadas del detergente líquido junto con el agua y debemos revolver bien hasta que los dos queden bien mezclados.

Por último, debemos combinar ambas mezclas. Para esto debemos introducir la solución de agua y detergente en la de la cola de carpintería, lo cual debe hacerse lentamente y revolviendo constantemente hasta que se forme una masa algo pegajosa. Luego de esto comenzaremos a amasar con las manos, con lo que la mezcla ira tomando cuerpo y mejor consistencia. Y listo, ya nuestro slime está listo.

Notas finales de la receta

Aunque esta receta no contiene Bórax, aún puede llegar a ser tóxica debido a que contiene detergente líquido, por lo que no debe ser ingerida. Sin embargo, esta receta podemos realizarla sin tomar tantas precauciones.

¿Cómo hacer slime con cola blanca?

Esta es una receta de slime que no exige mucho, pues su principal característica es que está hecha a base de cola blanca o cola escolar.

Ingredientes a utilizar

Los ingredientes necesarios para realizar esta receta serán 115 gramos de cola blanca, una cucharadita d bicarbonato de sodio, 2 o 3 cucharaditas de solución salina, como la que se utiliza en los lentes de contacto, y el colorante vegetal de nuestra preferencia. Además, vamos a necesitar un recipiente mediano y una cuchara o batidor para revolver.

Pasos de la preparación

Primero debemos introducir la cola blanca en nuestro recipiente, agregar un par de gotas del colorante y revolver hasta que sea una mezcla uniforme. Si el color no es aún de nuestro agrado, podemos agregar un par de gotas más y volver a revolver.

Luego debemos agregar a la mezcla la cucharadita de bicarbonato de sodio y revolver nuevamente hasta que quede bien integrado en la cola, quedando con una consistencia suave.

El paso siguiente será agregar las dos primeras cucharaditas de solución salina mientras revolvemos lenta y constantemente. La mezcla debería de comenzar a endurecerse mientras la revolvemos y, si queremos que tenga un poco más de cuerpo, podemos agregar la última cucharadita de solución salina.

Por último, debemos comenzar a amasar la mezcla con nuestras manos hasta que seamos capaces de formar una bola, que será cuando nuestro slime esté listo.

Notas finales de la receta

Si queremos que este slime se conserve, podemos guardarlo dentro de un recipiente o bolsa plástica con cierre hermético.

Esta no es tóxica como las que discutimos anteriormente, por lo que no hay que tener demasiadas precauciones. Sin embargo, aun así, no es recomendada su ingesta, pues la cola blanca puede traer algunos problemas digestivos.

¿Cómo hacer slime sin cola?

La mayoría de las recetas del slime requieren utilizar cola vinílica de alguna clase, pero a continuación hablaremos de una que no posee ese requerimiento

Ingredientes a utilizar

Esta receta del slime está hecha a base de maicena o fécula de maíz, por lo que necesitamos 1 tercio de taza de esta harina, un tercio de taza de shampoo o algún otro jabón líquido y el colorante vegetal de nuestra elección. Por no mencionar un recipiente mediano y un batidor o cuchara.

Pasos de la preparación

En nuestro recipiente debemos introducir el jabón líquido y, mientras revolvemos de forma constante, debemos ir agregando la maicena poco a poco, procurando que se disuelva bien dentro del jabón. La mezcla ira tomando cuerpo y debemos agregar maicena hasta que estemos satisfechos con la consistencia.

Una vez que haya alcanzado la consistencia deseada debemos dejarla sobre una superficie limpia y seca para que repose un poco y luego podemos agregar unas 4 gotas del colorante vegetal mientras la amasamos un poco, hasta que la masilla no se pegue a nuestras manos, que será cuando el slime esté listo.

Notas finales de la receta

Una vez más debemos añadir que esta mezcla no debe ser ingerida, pues incluye jabón líquido, el cual es una sustancia tóxica para nuestro cuerpo.

¿Cómo hacer slime fácil?

Esta última receta es un poco diferente, no solo porque es fácil de realizar, sino porque es la única de todas que es completamente segura para ingerir.

Ingredientes a utilizar

Para esta receta necesitaremos 1 taza de leche condensada azucarada, una cucharada de fécula de maíz o maicena y el colorante vegetal de nuestro color preferido. Debemos también tener una salsera mediana y una cuchara para revolver.

Pasos de la preparación

En la salsera debemos añadir nuestra leche condensada junto con la maicena. La salsera debemos colocarla en fuego lento y debemos revolver constantemente para que se integren los ingredientes hasta que la mezcla comience a espesarse.

Una vez se espese la mezcla debemos retirarla del fuego, agregar el colorante vegetal y revolver para que quede uniforme. Una vez se haya enfriado por completo estará listo nuestro slime totalmente comestible.

Notas finales de la receta

Esta receta requiere de usar fuego para su preparación, por lo que se recomendable el supervisar a los niños cuando la estén realizando.

Estas fueron unas pocas recetas para realizar la masilla des-estresante llamada slime. Esperamos que las intente y que le sean de su agrado.