Saltar al contenido

Cómo aprender a estudiar con técnicas de estudio

📌¿Cómo aprender a estudiar?

Antes de aprender a hacer cualquier cosa, incluso, antes de aprender a tocar piano, se debe aprender a estudiar, especialmente porque es una de las principales cosas que nos ayudarán a destacarnos en lo que sea que queramos hacer. Una vez tengamos claro cómo empezar a estudiar podemos hacer lo que deseemos, pues es la herramienta más importante para comenzar a realizar cualquier proyecto es estudiar.

Si tienes interés en la música, especialmente en el piano, es importante que sepas que esto no se diferencia a las materias que debes ver en la universidad o en la secundaria, de hecho, debes ponerle mucho más empeño porque deseas aprender a tocar piano y no lo haces por obligación. Es por esta razón que debes prestar especial atención a los consejos que te daremos para que puedas desarrollar técnicas de estudio exitosas.

➡Métodos para estudiar

El hecho de que debamos “estudiar” hace que todo sea mucho más aburrido, esta es la principal razón por la que la mayoría de las personas se desconcentra y no puede tener un proceso de estudio productivo. Esto se debe a que siempre, incluso cuando éramos pequeños, nos enseñaron a que las palabras “estudio” y “aburrido” fueran sinónimos, pero en absoluto lo son. Es una asociación incoherente que nos hemos planteado.

Y, aunque creíamos que esto se acabaría cuando creciéramos y estudiáramos algo que realmente nos apasionara, lo cierto es que nada puede estar más alejado de la realidad. Cuando entramos a la universidad el problema sigue siendo el mismo: inconvenientes de concentración y desdén por lo que debemos hacer. Parece algo que está en nuestras venas, como si esto realmente fuera una tarea desagradable que nos obligan a hacer.

Pero lo cierto es que hay que dejar de pensar de esta forma, pues el conocimiento es una joya invaluable que todos podemos tener y disfrutar. Además, nos trae mucha más riqueza que la que nos puede dar el dinero. Es por ello que en esta oportunidad mencionaremos algunas técnicas de estudio que puedes aplicar para comenzar a disfrutar el estudio.

➡Mantén la mente abierta

El primer paso hacia un conocimiento absoluto, especialmente en la música, es tener la menta abierta cualquier enseñanza que te proporcionen. Ya sean los libros, profesores e incluso el mismo piano. Usaremos la referencia de la lectura. Hoy estás leyendo esto porque en algún momento de tu vida aprendiste a leer con diferentes métodos y, luego, a escribir. Así es como podrás aprender cualquier cosa que desees, incluso a estudiar.

Una vez tengas esto claro, no existirá ningún obstáculo que no puedas superar. Así es como tendrás una mejor visión de lo que deseas estudiar en el momento determinado y, además, podrás ser objetivo. No te cierres, piensa en que en realidad deseas aprender acerca de esto, que si quieres aprender a tocar piano y ser el próximo mejor pianista del mundo.

Es por ello que debes poner tu mente en el futuro, para que esto te motive a iniciar el estudio. Una vez hagas esto, lo demás será muy sencillo, pues tendrás la disposición de retener cualquier información que recibas acerca de ese tema en específico que tanto te interesa.

➡Estudia cada día

El mejor antídoto para saber cómo aprender a estudiar, además de tener una mente abierta al mundo de posibilidades que te rodea, es la constancia. Si dedicas un par de horas al día a estudiar los sonidos o notas que emite el piano, se te hará mucho más sencillo. Obviamente esto no solo aplica para la música, sino para todo lo que nos rodea. Incluso para un parcial importante que tengamos que pasar. Es algo que es realmente efectivo.

Obviamente, necesitas un descanso y una motivación para lograr este objetivo, por ello te recomendamos tomar pausa de cinco a diez minutos cada 40 minutos que dediques al estudio hasta completar las horas que deseas dedicar. Verás que cada vez esto será mucho más efectivo y en poco tiempo podrás aprenderte lo que sea. Recuerda que no se trata de “memorizar”, sino de genuinamente tener el conocimiento.

Especialmente en la música hay que tener cuidado, pues si memorizas tendrás el inconveniente de que se te olviden algunas notas repentinamente. En cambio, si lo aprendes completamente con técnicas de estudio correctas te sentirás seguro y esto no ocurrirá.

➡Procura estar en un entorno adecuado

Es evidente que, para aprender a estudiar, antes debes aprender a elegir los sitios de estudios. Debes elegir un sitio tranquilo, pero no demasiado. Así como el ruido excesivo puede perturbar el proceso del estudio, también puede hacer el absoluto silencio, ya que nos ayuda a que nuestra mente divague y se sienta un poco fuera de lugar. Podrás escucharte a ti mismo tocando el piano, pero no entenderás realmente lo que haces.

Además, debe ser un lugar en donde te sientas completamente cómodo, sin ningún elemento que te perturbe o incomode, recuerda que cualquier síntoma de alteración en el cuerpo podría distraerte y perderías el tiempo. Son detalles que, aunque parezcan insignificantes pueden interrumpir el buen desenvolvimiento de tu mente frente a cualquier situación de estudio, bien se de música o académico.

➡Procura estar en un estado tranquilo

Aunque poco se habla de esto, lo cierto es que la situación en la que estemos emocional, mental y físicamente afecta directamente nuestro proceso de aprendizaje. Es por ello que debemos procurar estar tranquilos, una ducha y una merienda adecuada nos ayudará a aplacar las aguas de los inconvenientes que se producen en nuestra vida cotidiana diariamente.

Debes tener una visión del estudio que sea más como un refugio que como una obligación. Busca aferrarte a este tiempo como el momento que convives contigo mismo y en el que puedes olvidarte de todo lo demás. Haz ejercicio de respiración antes de comenzar, despeja tu mente de todo lo que pudo haberte acontecido en el día y empieza.

Verás que resultará sumamente efectivo, además, te ayudará a tener una mejor concentración. Saber cómo aprender a estudiar no es tan difícil, no es como memorizar las tablas de multiplicar, al contrario, es un hábito al que debemos aferrarnos, pues nos ayudará toda la vida. Especialmente cuando se trata de la música, que es un área en la que nunca se deja de estudiar.

📌Técnicas de estudio

Detrás de las maravillosas composiciones de cualquier instrumento que escuchamos, hay horas de prácticas que fueron invertidas por el músico. Momentos de autodesprecio, gritos, frustración, venas brotadas e incluso, una que otra lágrima ocasional. Es algo completamente normal y le pasa a cualquier estudiante. El tema es que un músico nunca deja de estudiar. Ellos deben hacerlo todos los días de su vida, aprender cosas nuevas.

Es por ello que se dice que los músicos son las personas que tienen la mayor mente abierta del mundo, ya que no se pueden encerrar en una sola teoría (ni siquiera deben enfocarse en la teoría), ni tampoco lidiar con una constante práctica de los mismo. Deben trascender constantemente para lograr lo que Mozart logró. Es por esto que resulta de suma importancia que una persona sepa qué técnicas de estudio son adecuadas.

➡Cómo aprender a estudiar separando conceptos

A pesar de que muchas personas que están involucradas en el mundo de la música entrelazan conceptos, algunos de ellos no significan lo mismo y es por ello que hay que ponerle particular atención para evitar cometer un error a futuro. Debes saber con exactitud cuáles son correctamente empleados y cuáles no para no confundirte. Esta es la pieza principal para ejecutar correctamente cualquier técnica de estudio de música.

Lo primero y más importante que tienes que saber para aprender a estudiar es que no es lo mismo estudiar que tocar. Son conceptos que están completamente separados y de los que debes saber cada una de las diferencias, pues muchas personas tienden a confundirlos o a hacer una especie de collage con ellos, restándole importancia a uno o a otro. Ambos son sumamente primordiales, pero también son muy diferentes.

Estudiar significa, básicamente, que debemos estar atentos a cualquier error que se cometa y corregirlo de inmediato. Repasar en caso de que algo no suene bien y hacerlo constantemente para evitar cometer un error a futuro. Este término tiene que ver principalmente con aprender a tocar piano.

Por otro lado, cuando nos referimos a “tocar”, no podemos detenernos si ocurre un error, porque en primer lugar no debería ocurrir ninguno. No se puede dudar, ni repetir, se tiene que estar seguro de lo que se está haciendo, sin ningún tipo de titubeos. He ahí donde está la diferencia con “estudiar”.

➡Desarrollar una destreza técnica

Cuando nos dedicamos a estudiar nos ponemos un objetivo que no debe cambiar bajo ninguna circunstancia. Este es el de tocar una melodía o partitura de forma correcta, de modo que no ocurra ningún error. En pocas palabras, se debe aspirar a la perfección, aunque pocas veces esto ocurro. Existen excepciones, como Beethoven o Mozart, pero nosotros los mortales tenemos que llegar a una fase en el que no exista ningún error.

Recuerda que la perfección no solo se logra con práctica, sino con amor. Además, un toque de talento u oído musical pueden complementarlo de forma adecuada. Pero, lo primero que debemos saber es que tenemos que tener una destreza técnica impecable para evitar cometer errores a la hora de “tocar”. Cuando hablamos de aprender a tocar piano nos referimos principalmente a esta área de la música.

➡Sé un robot con los movimientos

Aunque somos seres humanos y erramos constantemente, en la música debemos llegar a un punto en el que sepamos exactamente qué tono vamos a tocar o a que nota debemos alcanzar sin necesidad de poner la mirada en las teclas del piano. Esto se le llama “automatizar movimientos”, de modo que podamos tocar una melodía a la perfección porque sabemos en dónde va cada nota o tono, e incluso cómo debe sonar.

Esto, obviamente, se logra poniendo especial énfasis en esta área, de modo que hay que estudiar de forma concreta las teclas, la posición de las manos y el cuerpo, la manera de tocar. Son puntos específicos e importantes que no debemos pasar por alto bajo ninguna circunstancia ya que en ellos radica el sonido y la destreza que se tenga musicalmente. Es algo que no debemos olvidar, pues la música se trata de esto, de memorizar.

➡No te apresures

Todos sabemos que cuando se empieza a tocar un instrumento queremos aprender a tocar piano de forma inmediata, sin embargo, hay que hacerlo a un paso moderado. Todo depende de a qué velocidad eres capaz de asimilar lo aprendido y ponerlo en práctica. Algunos son más lentos que otros, pero ambos pueden llegar a ser igual de buenos, así que no te desanimes si te demoras mucho en aprender algo en específico.

Recuerda que la práctica es el secreto, independientemente de cuánto te puedas demorar en aprender, mientras te esfuerces lo suficiente podrás hacer todo lo que te propongas de forma impecable. Lo importante no es que logres aprender a tocar piano de forma inmediata, sino que lo hagas bien, que puedas llegar a la perfección soñada de los grandes compositores y músicos de la historia. Es un objetivo que puedes alcanzar.

➡Estudiar es un proceso, emplea las técnicas de estudio correctas

Hay que saber de cuánta es nuestra resistencia, cuanto podemos dar. Tenemos que saber que no podemos dejar de practicar, pues si te desanimas y dejas la práctica unos días te enfriarás. Recuerda que en términos de la música cada vez cuesta mucho más calentar y llegar al punto en donde lo habíamos dejado.

Las técnicas de estudio te ayudan, hacer esto o lo otro, enfocarte en algo específico y dejar para después lo menos urgente, pero si tú no tienes claro lo que quieres lograr a hacer, las metas que quieres alcanzar, entonces simplemente estás perdiendo tu tiempo en algo que no te apasiona realmente. No te apresures a pensar en cómo podrás emplear la música, sino en cuánto te gusta y lo que quieres llegar a tocar en un futuro.

Aprender a tocar piano es un proceso. Es como hervir agua a fuego lento para que no se enfríe, no puedes poner la llama demasiado alta porque se consumirá muy rápido, ni muy baja porque tardará demasiado en calentarse, tiene que estar a fuego lento, para que esté lista en el tiempo perfecto.

Eso es lo que debes hacer, emplear las técnicas de estudio como si fueran una hornilla que tiene una llama media y tu aprendizaje como si fuera una olla con agua.